A todos nos gusta hacer una deliciosa parrillada. Nos encanta el olor a carbón, el sabor de todo lo que sale de la parrilla; hasta nos gusta el sonido que hacen la brasas cuando truena el carbón que se va consumiendo poco a poco.

Una tarde de carne asada tiene un comienzo que para algunos parrilleros (sobre todos los que van iniciando) se puede convertir en un tormento. A ese comienzo le llamamos “Prender el fuego”

Existe más de una técnica para prender el carbón, desde las más prácticas hasta algunas que  pueden ser peligrosas o nocivas para la salud. En este post, te enseñamos cuáles son las técnicas más populares y adecuadas para prender el carbón y no morir en el intento... o quemar tu casa.


1 Técnica: aviva el fuego con.... tus botanas

No parece ser esta la forma más ortodoxa para prender el carbón, pero sí es de las más populares. Cuando comiences a prender el fuego colocar chetos, doritos o alguna otra botana que al parecer contenga un alto porcentaje de grasa e hidrocarburos como metano y etanol en medio del carbón para crear combustión. En pocas palabras, tus frituras son combustibles que pueden prender el carbón y sorprenderte de lo rápido que se propaga el fuego.


2 La técnica del Prendido de Salón

Usar una secadora de cabello para que agarre el carbón es una técnica no tan bien vista cuando pretendes ser un parrillero rudo y menos si estás en campo abierto o en una zona que no cuente con corriente eléctrica.

Aunque, es cierto que este truco funciona bastante bien para tener en poco tiempo el carbón listo, ya que el aire es esencial para mantener el fuego prendido. Es importante para esta técnica el acomodo del carbón, así que te recomendamos usar unos guantes para parrilla que te permitan maniobrar los carbones y no quemarte.


3 La Técnica Anafre

Si te gusta la técnica del aire para prender el fuego, pero, no tienes una secadora o una toma de corriente eléctrica cerca de tu asador, puedes utilizar una técnica más rudimentaria pero igual de efectiva: Échale aire al carbón que apenas se está encendiendo con un cartón, un periódico o hasta un fuelle si cuentas con uno. Además de prender el carbón harás un poco de brazo.

Fíjate si tu asador tiene un respirador y ábrelo para mantener ventilado el carbón; usa unos guantes para parrillero si el asador ya se encuentra caliente.


4 La Técnica Piromaniaca

Si eres muy extremo y quieres propagar el fuego rápidamente (por toda la colonia) quizá eres de aquellos que se les ha ocurrido usar alcohol o hasta gasolina para prender más rápido el carbón.

Pues bien, no te recomendamos por ningún motivo usar combustibles o aditivos para prender el carbón. La primera razón es que no es seguro; es verdad que puedes provocar un incendio y no es así como esperas que termine tu tarde de carne asada.

En segundo lugar, el combustible se puede impregnar en la carne, contaminándola y arruinando su sabor.


5 La técnica de las hojitas

Si quieres encender el fuego del asador y al mismo tiempo reciclar haz una montañita con pedazos de hojas de periódico o de otro papel (o si eres muy silvestre usa hojas secas de árboles) en cantidad suficiente.

Después de hacer tu montaña, coloca encima carbones, recuerda que ni el papel ni los carbones deben estar muy juntos o aplastados que impidan el flujo del aire. Prende las hojas


6 La Técnica Parrillero

Nuestra técnica favorita en Fuego Directo es está, no porque sea exactamente la mejor, ya que a alguien le puede funcionar cualquiera de las otras técnicas (excepto la 4), más bien es nuestra técnica favorita porque podemos dejar que el carbón se empiece a prender y mientras tomarnos una cerveza o un vino y platicar con nuestro familiares y amigos, para después de unos 20 minutos, regresar y ver el carbón ya encendido ¡que ya agarró!

Esta técnica para prender el carbón es muy sencilla, sólo debes hacer una “montañita con el carbón” es decir, una base con carbones y luego ir incorporando más por encima, dejando espacios entre ellos para que se pueda ventilar el centro.

Después en una servilleta o servitoalla crea un pequeño compartimiento o conito y agrégale aceite vegetal y azúcar. Con otra servilleta, enróllala muy finamente para hacerle una mechita. Colócala en la servilleta con el aceite para después meterla dentro de la estructura de carbones que ya habías hecho previamente.

Una vez que el carbón ya agarró, utiliza los guantes para parrillero para mover los carbones e incorporar los que no estén encendidos sin quemarte las manos.

Algunas personas utilizan esta técnica para prender el carbón haciendo bolitas de papel remojadas en aceite y luego las esparcen por todo el carbón.


7 La técnica del Iniciador

Para esta técnica necesitas un iniciador, que es una especie de cubito con un pabilo (como si fuera una velita) y un bote iniciador. En el bote coloca el carbón: cabe aproximadamente media bolsa de carbón. El bote iniciador está fabricado en forma cilíndrica y en la base queda un espacio ventilado en el que debes poner el iniciador prendido.

Una vez que colocaste el iniciador prendido en la base del bote espera unos minutos hasta que la brasa haya alcanzado todo el carbón; sin la necesidad de hacer nada más.


El carbón importa

Prende la mecha y sólo espera. Esta técnica no necesita de que le estés echando aire, sin embargo, sí necesita estar ventilado. Procura que el respirador de tu asador esté abierto. También, compra un carbón de una calidad buena y que no se encuentre húmedo, ya que un mal carbón puede volverse una tortura al intentar prenderlo.


La leña también importa

Lo mismo que ocurre con el carbón pasa con la leña. Sin duda la leña ayuda a mantener la brasa prendida por más y tiempo y genera un sabor sensacional. Sin embargo usar un leño que no sea adecuado, resulta un desastre por el hecho de que no se va a prender como esperamos. Utiliza maderas que se enciendan fácilmente y que por su arcilla mantengan la flama bastante tiempo. Puedes usar madera de nogal, mezquite o de ocote para iniciar el fuego.

No necesitas salir con un hacha en busca de la madera de nogal o de ocote (menos si estás en ciudad). La madera de ocote, que es una madera de México y Centroamérica, funciona muy bien para iniciar la brasa. Viene en presentaciones que puedes fácilmente adquirir

Muy bien, ahora, una vez prendido el carbón puedes comenzar tu parrillada. Sorprende a tus invitados metiendo las manos a Fuego Directo y haz de tu tarde de carne asada un momento único. Cuéntanos tus experiencias asando carne y prendiendo el carbón.